Martes, 15 de Mayo de 2018





Levante 5 - Barça 4 (13-5-2018)


Adiós a la racha de invicto del Barça en un partido de locura

Los azulgrana mostraron dos caras opuestas y tras perder 5-1 se quedaron a un gol de culminar la remontada y dicen adiós a 43 partidos de Liga seguidos sin perder.

El FC Barcelona perdió un partido de Liga después de 43 encuentros consecutivos sin hacerlo. Ocurrió en el estadio Ciutat de Valencia contra el Levante (5-4) en un partido loco en el que los de Valverde, que mostraron dos caras totalmente opuestas, llegaron a ir perdiendo 5-1 y más tarde se quedaron a un gol de culminar la remontada.

Con el sol todavía brillando sobre el césped reluciente arrancó el choque y con él el un dominio del Barça que fue efímero. Menos de diez minutos de control de los de Valverde hasta que, como en Roma, el equipo hizo el ‘click’ negativo y permitió crecerse a su rival. Los locales, apoyados por una afición incansable, rompieron la igualada tras un jugadón del comandante general Morales. Penetró en el área yéndose de Mina con total facilidad y asistió atrás para que Boateng la mandase a gol.

En plena empanada culé pudo llegar el segundo tanto local a los dos minutos pero Bardhi se topó con el larguero.

La endeblez defensiva, unida a falta de ‘punch’ delante dio alas al Levante que atacaba crecido, con espíritu y con buen fútbol.

El Barça no encontraba su sitio en el partido y la racha de 43 partidos invictos en Liga parecía peligrar, pero, paradojicamente, el infortunio de la lesión de Vermaelen provocó un giro positivo en el conjunto de Valverde. El central belga sufrió su enésima lesión muscular y Piqué, que comenzó desde el banquillo, tomó las riendas de la zaga y del equipo.

En el impasse entre la salida del belga y la entrada del ‘3’ azulgrana -ayer de celeste- el ghanés del Levante Boateng puso el segundo en el marcador aprovechando el desconcierto defensivo.

La presencia de Gerard en el césped provocó otro ‘clik’ ahora en positivo, y la versión alegre de este Barça comenzó a carburar, sin tirar cohetes, pero intimidando a un Levante que dio unos pasos atrás. Piqué en los quince últimos minutos del primer tiempo hizo de todo. De central, de medio centro, de media punta y de delantero. Parecía que habían entrado tres Piqués en el terreno de juego y los compañeros se contagiaron del espíritu de un hombre que dijo ‘hoy no se nos escapa la racha’. Dicho y hecho, jugada de categoría del central subiendo penetrando por el centro del campo, combinación dentro del área, y disparo potente de Coutinho al fondo de las mallas de la meta defendida por el exazulgrana Oier.

Antes del descanso se pidieron dos penaltis, uno por bando. Los visitantes reclamaron una caída de Semedo en el área mientras que los locales unas manos de Piqué. Melero López actuó de forma idéntica en ambos casos. Sigan, sigan.

El cuarto y el quinto, de golpe

Todo lo construido por el Barça en el tramo final del primer acto se fue al traste en la primera jugada del segundo tiempo. El Levante salió como un tiro, Campaña condujo por la derecha y asistió a un Bardhi completamente solo en la frontal del área que puso el 3-1 con un golazo.

Por si parecía poco, sin haber llegado a los cinco del segundo tiempo, Boateng puso el cuarto gol granota en el marcador.

El Barça era un despropósito y el Levante castigó de forma contundente. Con 45 minutos por delante mantener la racha era más un milagro que algo factible, y el guión hacía presagiar que la goleada podía ir creciendo. Pérdidas del Barça en la zona de ataque, recuperaciones locales y transiciones de peligro. Y tanto fue el cántaro a la fuente que cayó el quinto. Otra contra de manual levantinista y Bardhi puso el 5-1. Las caras de los jugadores del Barça eran un poema, ya no por la racha perdida sino por el severo correctivo que estaban sufriendo.

Reacción Coutinho

Casi sin quererlo Coutinho recortó distancias al encontrarse un balón muerto en el área pero faltaban tres goles y media hora por delante.

Difícil pero no imposible, y más con el tercer gol de Coutinho. Locura total en el Ciutat de Valencia y ocho goles en poco más de una hora de juego.

El Barça pasó de perder de cuatro goles a quedar a uno del empate en apenas catorce minutos gracias al cuarto gol culé obra de Luis Suárez, de penalti.

Veinte minutos por delante y solo un gol separaba a los de Valverde de mantener la racha. Algo inimaginable minutos atrás. No se escondió el equipo de Valverde y, con un Denis Suárez recién ingresado que dio aire al equipo, lo intentó una y otra vez pero el tiempo se iba consumiendo y no llegaba el ansiado gol. Se notaba en la actitud que no querían ceder la racha pero la reacción llegó tarde y el Barça perdió tras 43 encuentros de Liga sin hacerlo. El campeón de Liga no podrá poner la guinda con una temporada sin perder pero el doblete no se lo quita nadie.

Crónica publicada por Ángel Pérez, MD.com




















































Fuente fotos: www.mundodeportivo.com y www.laopiniondemalaga.es